El cuaderno de Ale

diciembre 24, 2020

 


Ha sido un año lleno de aprendizajes. Es mi primer año de oposición y con esta situación en la que se ha desarrollado ha sido una experiencia increíble. Creo que nos ha fortalecido en muchos aspectos. Me he visto todo el tiempo pendiente de un hilo, como si estuviera colgada de una cuerda y cambiase de tamaño para sujetarme. A veces subía con todas mis fuerzas y tocaba el cielo, lo veía, podía llegar y rozarlo. Otras veces caía en picado, me estrellaba, y me hacía pedazos… Pero me propuse que si caía era solo para coger impulso. Tenía que hacerlo. Me quedaba ahí sentada observando la mochila que iba cargando pero sin fuerzas. No pasa nada. Te levantas, y duele, pero lo haces con dolor. Porque una vez una persona muy sabia me dijo: Ale el día que no te duela nada, es que no has entrenado bien. Así que ya le puedes dar caña. Y así lo hice. Para entrenar y estudiar esta oposición dejas muchas cosas de lado, aparte de que este año ha sido especial para todos, en general es así. En mi caso necesito el contacto con la naturaleza para seguir, es como respirar, algo que no puedo dejar de hacer. Aquel sitio al que vas cuando ya no puedes más, pues la montaña te lo da sin pedir nada a cambio. Tú no le ofreces nada y ella te da su magia y su aire puro para que puedas llenarte de energía y te la  lleves contigo. Me quedo con lo que me he llevado por el camino, que entre muchas otras cosas es descubrir la fortaleza que tiene uno mismo, que se convierte en algo que va cogiendo mucha fuerza cuando se trata de un sueño, lo persigues hasta quedarte sin aliento. Reconozco que me ha sido duro, que esos kilómetros que recorría diariamente en los que me quedaba sin respiración, con calor, con frío, con cansancio y arrastrando un bloqueo mental me han hecho dudar, temblar y derramar más de una lágrima pero en ti está seguir o abandonar. Que esa barra me esperaba en muchas ocasiones para subirme a ella y temblar para conseguir más de un minuto. La mente en esos momentos te juega malas pasadas y a veces te dice que "TÚ NO ERES CAPAZ", que has soñado demasiado grande y que estás persiguiendo una sombra que no vas a poder alcanzar. Pero ahí estás tú para hacerle frente con cada paso que das, cada esfuerzo, cada madrugón, cada agujeta. No soy una persona de visualizar porque me da miedo que luego no pase como lo había previsto y me duela mucho la caída. Pues estaba equivocada, hay que disfrutar del proceso porque el resultado sea el que sea te ha formado como persona. Te ha enseñado tantísimas cosas que ni las ves posándose en ti. A veces corremos demasiado para conseguir algo que deseamos y nos volvemos ciegos con las cosas que pasan alrededor mientras.

 

No soy quién para dar consejos, pero quiero compartir con vosotros lo que una va descubriendo:

Disfrutar, y aprender de los pequeños detalles que la vida os va dejando… Esos son los importantes, de verdad.


You Might Also Like

0 comentarios

¡¡Gracias por tu comentario!!

- Entradas populares -

- Protectoras -

banner de cuencanimal.comResultado de imagen de ARCA DE NOE CORDOBA

- Obra Protegida -

Safe Creative #1408240134629

Subscribe